El Hijo del Hombre vino

Por: Erick Simpson Aguilera

04_Centurion_Servant_1920

Lucas 19

Jesús y Zaqueo

Jesús llegó a Jericó y comenzó a cruzar la ciudad. Resulta que había allí un hombre llamado Zaqueo, jefe de los recaudadores de impuestos, que era muy rico. Estaba tratando de ver quién era Jesús, pero la multitud se lo impedía, pues era de baja estatura. Por eso se adelantó corriendo y se subió a un árbol sicómoro para poder verlo, ya que Jesús iba a pasar por allí.

Llegando al lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo:

―Zaqueo, baja en seguida. Tengo que quedarme hoy en tu casa.

Así que se apresuró a bajar y, muy contento, recibió a Jesús en su casa.

Al ver esto, todos empezaron a murmurar: «Ha ido a hospedarse con un pecador».

Pero Zaqueo dijo resueltamente:

―Mira, Señor: Ahora mismo voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes y, si en algo he defraudado a alguien, le devolveré cuatro veces la cantidad que sea.

―Hoy ha llegado la salvación a esta casa —le dijo Jesús—, ya que este también es hijo de Abraham. 10 Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Dos mil años atrás cuando Jesús vino a la tierra, había mucha confusión respecto a su persona y misión. Los líderes religiosos y políticos de aquella época, a saber: los sacerdotes, escribas, intérpretes de la ley de Moisés, y fariseos, esperaban al Mesías Guerrero del que hablan las profecías, para que los libraran del yugo de los romanos que los subyugaban. En cuanto al pueblo judío en general (incluidos los discípulos de Jesús), también esperaban al Mesías guerrero y libertador del yugo opresor romano.

Sin embargo, he allí a un personaje misterioso e incognito que se hace llamar El Hijo del Hombre; que dice ser El Hijo de Dios; que denuncia a los líderes religiosos de la época tildándolos de hipócritas y falsos; y que busca a los pecadores despreciados por la sociedad, a saber: a los publicanos (estafadores como Zaqueo que trabajaban al servicio de Roma en el cobro de impuestos), a las prostitutas, etcétera, confundiendo con dicho proceder también a aquellos que lo consideraban un profeta o maestro (rabí).

Mateo 11:15-19 El que tiene oídos para oír, oiga. Mas ¿a qué compararé esta generación? Es semejante a los muchachos que se sientan en las plazas, y dan voces a sus compañeros, diciendo: Os tocamos flauta, y no bailasteis; os endechamos, y no lamentasteis. Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: Demonio tiene. Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por sus hijos. 

Digamos pues, que la misión y persona de Jesús eran y siguen siendo tan incógnitas y enigmáticas que, si viniera otra vez en igualdad de condiciones a su primera venida; y esto lo aclaro porque su segunda venida de acuerdo a la Biblia, no será para nada similar a la primera, toda vez que, ahora sí volverá como El Mesías guerrero y libertador profetizado; pero asumamos que viniera como la primera vez, a saber, como El Hijo del Hombre; de ser así, los líderes religiosos de la actualidad (católicos, protestantes, ortodoxos, etcétera) que ostentan el monopolio de la fe para beneficio propio cual si fueran unos reyes, volverían a catalogarlo de impostor, blasfemador  y pecador, porque Jesús lejos de avalar sus negocios con la fe, los trataría igual que a los mercaderes del templo a los cuales dejó en evidencia, y se iría a buscar a los marginales pecadores del mal vivir, no para participar de sus vicios y disoluciones, pero sí para salvarlos de sus pecados, “porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”.

¿Será que los “apóstoles”, sacerdotes, curas, pastores, evangelistas, etcétera, al igual que Jesús hace dos mil años, están enfocados prioritariamente en el tema de buscar y salvar con el evangelio puro y no adulterado, a los perdidos, o más bien están en el negocio de trasquilar a las ovejas, y controlarlas cual borregos?

Jesús estaba claro de su misión hace dos mil años, y sigue estándolo -obviamente-; los que no estaban claros respecto a la misión de Jesús eran, reitero, los líderes religiosos y políticos, y el pueblo en general.

Así las cosas, sería bueno que aquellos que dicen servir a Jesús hoy en día, recuerden que la Gran Comisión dada por Jesús a sus discípulos no fue: “Id por todo el mundo y formar borregos a los cuales controlar y explotar ejerciendo dominio sobre ellos, para enriquecerse ustedes a costa de la grey de Dios”, sino más bien:

Marcos 16:14-16 Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado. Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. 

Predicad el evangelio fue la Gran Comisión dada por Jesús a sus discípulos, lo que traducido es: Anunciar la buena noticia de que Dios se hizo hombre y como tal y en representación de la raza humana (de allí el titulo mesiánico profetizado en Daniel, el Hijo del Hombre, que tanto le gustaba a Jesús y con el cual fue descrito 88 veces en el Nuevo Testamento); continúo: y en representación del hombre, murió por los pecados de toda la humanidad; que resucitó al tercer día venciendo a la muerte por lo que ahora en su nombre podemos obtener la vida eterna si creemos y lo aceptamos como nuestro Mesías; que ascendió a los cielos para sentarse a la diestra de Dios Padre, desde donde intercede como abogado propicio a favor de su pueblo que cree en su nombre; y que regresará otra vez a la tierra para establecer su reino mesiánico milenario sobre el planeta entero, así como profetizó Daniel acerca del Hijo del Hombre:

Daniel 7:13-14 Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un Hijo de Hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.

En esa descripción bíblica consiste la buena noticia conocida como “El Evangelio”, y cualquier “apóstol”, pastor, evangelista, cura, sacerdote, etcétera, que no te predique conforme a ese evangelio bíblico, sea anatema, porque no hay otro evangelio, y no tenemos permiso de Dios para agregarle ni quitarle ni siquiera una coma al evangelio de salvación de Jesús.

Apocalipsis 22:18-20 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.

De modo que, ni el falso evangelio de la prosperidad y el materialismo predicado por muchos pseudo apóstoles protestantes; ni la versión idolatra y pagana predicada por Roma (El Vaticano); califican como el Evangelio de Cristo, cuyos conceptos bíblicos ya explicamos.

De manera que, no confundamos nuestra misión en la tierra, ni permitamos que nos embauquen aquellos “lideres” religiosos que reinterpretan el evangelio de Jesús con versiones arbitrarias y heréticas que riñen con la revelación bíblica que nos alerta sobre dicho particular con los siguientes textos:

2da a los Corintios 11:3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. 11:4 Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis.

2 Pedro 2:1-3. Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

Gálatas 1:6-10. Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

En fin, el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido, y volverá a reinar sobre toda la tierra; y en eso consiste el evangelio que debemos predicar por todo el mundo sin torcerlo ni adulterarlo.

Mateo 26:64 Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo de Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.

Daniel 7:13 Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un Hijo de Hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. 

14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.


Saludos cordiales.

Erick Simpson Aguilera.

הבל הבלים אמר קהלת הבל הבלים הכל הבל׃

Havel Havalim Amar Kohelet Havel Havalim Hakkol Havel. 

Eclesiastes 1:2 Vanidad de vanidades, dice el Predicador, vanidad de vanidades, todo es vanidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: